Si hoy en día padecen tantas personas de los pies, sobre todo mujeres, creemos que se debe básicamente al calzado inadecuado que ha proliferado en los últimos 60 años, especialmente al tacón que modifica sustancialmente las cargas que deben soportar nuestros pies, pero también la forma y la sujeción pueden influir en las dolencias de los pies.

 Zapato de horma estándar: los dedos y metatarsos se aprietan y desvían para adaptarse a la forma del zapato.

Zapato de horma anatómica: el zapato tiene la forma natural del pie, los dedos están en su eje y estirados y los metatarsos alineados.